Los hábitos cambian la vida de las personas, para explicarte porqué hay algo que necesitas saber:

Para lograr tu transformación profesional, necesitas una transformación personal previa

Dicho de otro modo, sin transformación personal, no hay transformación profesional. Esto significa que, a partir de ahora, si quieres cambiar tu negocio, tienes que comenzar por cambiar ciertos hábitos personales. Esto es imprescindible para lograr un transformación completa, global y profunda.

Esto es así porque es probable que lleves muchos años funcionando de la misma manera y tu mente ya está acostumbrada a esos antiguos hábitos. Tienes que cambiarlos.

Artículos de desarrollo personal

Comienzo aquí una serie de artículos dedicados al desarrollo personal. Para mí es algo imprescindible si queremos superarnos. Ya comencé a hablarte de algunos aspectos del desarrollo personal cuando tratamos en otro artículo la toma de decisiones, por ejemplo. La idea es continuar con los post relacionados con los hábitos y el desarrollo personal.

 

imagen para post "cambiar tus hábitos para cambiar tu agencia de viajes"

¿De qué tipos de hábitos vamos a hablar en los artículos?

Son hábitos relacionados con el desarrollo personal y profesional. Te pongo algunos ejemplos: leer 2 libros al mes, aprender a meditar, hábitos relacionados con la alimentación, etc.

¿Qué tiene esto que ver con agencias de viaje?

Pues mucho. Yo diría que todo. No es que tenga que ver tu negocio en particular. Tiene que ver con tu vida.

Debemos cambiar de vida si queremos convertirnos en algo que no somos.

Esto sólo se consigue incorporando nuevos hábitos en nuestra vida diaria.

Por ejemplo: ¿Qué haces por la mañana cuando te levantas? Aparte de ir al baño, imagina que lo primero que haces por la mañana es mirar el teléfono móvil. Comienzas a comprobar los nuevos correos, el Facebook, Whatsapp, etc. Te sumerges en los problemas nada más comenzar el día. Al tener este hábito, tu mente está estresada desde primera hora de la mañana. Con el tiempo tienes problemas de insomnio. Esto supone que estás más cansado y tu rendimiento desciende, afectando a la calidad de tu trabajo. Al final no pones foco en lo importante y te dedicas a apagar fuegos fruto de los errores que te provoca la falta de concentración ¿te suena de algo esto?

Yo lo he vivido y casi me cuesta una depresión. Hasta que aprendí a no encender los datos del móvil hasta después de un buen rato. Para ello, logré hacerme con el hábito de estar en silencio conmigo mismo durante 20 minutos todas las mañanas. Esto hace que tus conexiones neuronales aumenten y tu mente comienza la mañana “sin ruido”. Esto mejora tu capacidad de concentración, de rendimiento y de control de tus reacciones. Mejora tu productividad en todos los aspectos. Una cosa lleva a la otra ¿lo ves?

Hablaré de esto que se llama mindfulness más a fondo y de otros muchos hábitos que mejorarán tu vida poco a poco.

En este primer articulo te hablaré de los siguientes aspectos:

  • Qué son los hábitos
  • Por qué son tan importantes
  • Cómo incorporarlos a tu vida

¿te apuntas?

¿Qué son los hábitos?

Los hábitos son acciones, que repetidas durante el tiempo suficiente logran que termines realizando esas acciones de manera automática.

  • Ejemplo: cuando aprendiste a conducir. Al principio era un caos de acciones y tenías que poner los 5 sentidos. Ahora ya, con el paso del tiempo y al haberlo convertido en hábito, realizas los trayectos sin pensar. Es probable que cuando llegues te preguntes ¿cómo he llegado aquí?
  • Ejemplo: llegar a la oficina y ponerte a leer el correo electrónico como primera acción del día. Si lo haces todos los días durante mucho tiempo, el cerebro entiende que es lo normal y no le cuesta hacerlo.

Te contaré algo que quizá no sabías. Al cerebro le encantan los hábitos porque no tiene que trabajar para hacerlos; no gasta energía. Los hábitos son automáticos. Tu cerebro busca el ahorro de energía constantemente, por tanto, los hábitos son uno de sus aliados favoritos.

Pues bien, los hábitos que te propongo a largo plazo van a suponer un cambio en tu vida,te lo garantizo. Esto te lo digo porque yo mismo lo he experimentado, no hace falta que me lo cuente nadie.

¿Recuerdas la película de Karate Kid? El protagonista va a visitar al señor Miyagui para que le enseñe karate. Este le pone a pintar la valla de su casa, a dar cera al coche, etc. El chico termina cabreándose porque no ve la conexión entre esas enseñanzas y las artes marciales. Hasta que el maestro le pone a prueba y se da cuenta de que esos movimientos, a base de repetirlos en el tiempo, se han convertido en destrezas. Tienes que crear en ti nuevas destrezas

La construcción de una carrera profesional satisfactoria tiene más que ver con la construcción de hábitos que con la forma en que obtenemos los ingresos. @yoriento

Despacito y “al merme”

Eso sí, antes de empezar debes interiorizar y aceptar varias cosas:

  • Esto es una carrera de fondo. Los cambios no son de la noche a la mañana. Piensa que quieres realizar una transformación muy profunda y necesitas tiempo. Lo importante es la constancia. Ten paciencia. Lo vamos a conseguir, pero como decía Mota, “de a pocos, al merme”. Al principio tendrás que tirar de tu fuerza de voluntad. Con el paso de los días verás que cada vez es más fácil, ya verás.
  • Las acciones por separado no son efectivas. Sería absurdo pensar que solo por realizar una de las acciones que te propongo vas a mejorar tu vida o tu empresa. Piensa que lo que te propongo es un conjunto de cosas. Estas, unidas y realizadas durante el tiempo suficiente (hábitos) dan a lugar a cambios profundos. Por tanto, no juzgues las acciones por separado sino todo el proyecto de cambio en su conjunto.
  • Programa tus cambios del más fácil al más difícil. Es como cuando queremos comenzar a hacer deporte. Si te metes una paliza al gimnasio el primer día, al día siguiente no querrás ni volver. Te van a doler hasta las pestañas. Hay que empezar cogiendo una pesa pequeña, andando en la cinta e ir progresando poco a poco. Los cambios han de ser graduales. Consigue pequeñas metas y ve avanzando poco a poco. Este es el truco. De este modo no consumiremos nuestra fuerza de voluntad.

30 días para conseguir un hábito

Una acción pasa a ser hábito cuando llevas 30 días seguidos (sin fallar ni uno solo) realizándola. Algunos libros hablan de 20 días para afianzar un hábito. Yo para asegurarme lo llevo hasta los 30. Por tanto, realiza tu acción todos los días sin fallar ni uno.

Cuando llegues al día 30, da un salto y pega un grito: “¡¡hábito conseguido!!”. A partir de ese día, tu acción pasará a formar parte de tus hábitos, es decir, de las acciones que realizas en piloto automático y que no te cuesta esfuerzo realizarlas. ¿A que parece magia? Pues no lo es, se llama neurociencia.

¿Cuántos hábitos a la vez puedo entrenar?

Nunca comiences más de un hábito a la vez. Te recuerdo que la fuerza de voluntad es algo que se acaba, por tanto, tenemos que dosificarla. Comienza con un hábito, el que te parezca más fácil. Cuando lleves 30 días seguidos realizándolo comienza otro…y así. Si entrenas más de un hábito a la vez terminarás con la fuerza de voluntad en cuanto empieces. No fuerces. Poco a poco.

imagen para post "cambiar de hábitos para cambiar tu agencia de viajes"

 Lleva el control de tus hábitos

Lleva el cómputo de los días que llevas realizando la acción para convertirla en tu hábito. Cada vez que comiences una acción para convertirla en hábito, imprime la hoja que tienes en el siguiente enlace: Hoja de control

¿Qué debes hacer con esta hoja?:

  1. Ponle el nombre del hábito que vas a comenzar, por ejemplo “Leer 2 libros al mes o más”.
  2. Añade un motivo. Es decir, “por qué voy a incorporar este hábito a mi vida”. Esto es imprescindible porque va a ser la gasolina que te empuje. Será el chute de motivación que te lleve a incorporar el hábito a tu vida. Puedes poner, por ejemplo: “para lograr nuevas destrezas que me lleven a mi transformación profesional”. Es un ejemplo, pero solo tú sabes cuál es tu principal motivación, el interruptor que enciende tu faro, la gasolina de tu coche deportivo…Esto está relacionado con tus metas.
  3. Tacha en rojo cada día que logres realizar el hábito. Es muy importante que no te olvides de hacerlo ningún día. Si fallas uno tienes que volver a empezar. Hazme caso, es la única manera de ser realmente constante. No te engañes a ti mismo, sé honesto. Ya sabes que cuando lleves 30 días puedes dar por incorporado tu hábito a tus rutinas diarias.

¿Qué pasa si una vez que he incorporado el hábito fallo algún día?

Bueno, tampoco somos perfectos. Tú mismo te vas a dar la oportunidad de fallar algún día al mes. Yo te propongo dotarte a ti mismo de 2 comodines. Si fallas algún día (o dos, más no) táchalo en verde porque habrás hecho uso de tus comodines. Pero que sea algo puntual, ¡no te acostumbres a usarlos!

Los hábitos personales que yo te propongo están pensados para que puedas llevar a cabo tu transformación profesional. Son el comienzo de la transformación. Recuerda:

Primero la transformación personal, después de la profesional.

Son mi propuesta, pero te animo a que sigas sumergiéndote en el mundo de los hábitos y el desarrollo personal e incorpores a tu vida aquellos cambios que veas más necesarios para ti en función de tus carencias y de tus objetivos.
Digamos que para mí las propuestas que vas a leer en el blog son las básicas. Pero aparte de estas, puedes (y debes) adaptarlo a tu vida y caso particular.